Seguimos hablando sobre peligros en Internet, esta vez centrándonos en los retos virales.

Infografía en HD: Peligros en Internet – Retos Virales.

Los Retos Virales o conocidos en la red como “challenges” (término en inglés) consisten en imitar una acción que se graba con un dispositivo digital y se cuelga en alguna red social. Paralelamente a esta publicación, se “nomina” a otras personas que conocen para que hagan lo mismo, de modo que en unas horas pueden existir miles de publicaciones sobre un mismo reto en Internet.

A medida que se va creciendo y se van alcanzando diferentes etapas evolutivas, los retos están ahí como un modo de alcanzar metas, motivar a mejorar en algo, etc: “A ver quién corre más rápido”, “seguro que yo termino antes de comer”, “yo gano en los juegos de mesa”, etc.

En Internet el riesgo es que muchos de estos retos ponen en peligro la integridad física y/o psicológica de la persona. En unos casos no son conscientes de correr un riesgo y, como no existe supervisión por parte de personas adultas, participan. En otros sí existe el conocimiento de un posible peligro, pero en contra de lo que se pueda pensar, eso les motiva más a la hora de participar al sentirse parte del grupo social (o por presiones de este) y, a mayores, sienten la emoción de realizar algo que no deberían.

Los retos virales pueden traer desde problemas psicológicos, al hablar sobre cánones de belleza que para algunas personas no son posibles de alcanzar por muchos y variados motivos, a poner en peligro su vida bien sea por ingesta de sustancias tóxicas, prácticas peligros como bajarse de un coche en marcha mientras se baila, o superar retos en el que incluso te piden que te suicides.

Por estas razones es FUNDAMENTAL la educación digital, el educar a las u los menores de edad sobre cómo usar internet de modo responsable y alertarle de estas prácticas. Debemos supervisar y acompañar en el uso de Internet y Redes Sociales, fomentar la confianza para que nos puedan comentar, preguntar o contar cualquier cosa que les pueda esta sucediendo, y exponerles claramente la realidad de lo que existe en Internet a todos los niveles: presión social, sexting, ciberbullying, grooming, etc.

Para ayudaros con ello podéis crear un contrato sobre el uso de las nuevas tecnologías y, dentro de el, aclarar qué sitios está permitido visitar, cuales no, aplicaciones que se pueden instalar, conocimiento de contraseñas, registro en webs y redes sociales, etc.

Recordad que las primeras personas responsables de que las y los menores de edad utilicen bien Internet y Redes Sociales, somos nosotros y nosotras.

Índice de entradas: Vol. VII – Prácticas Peligrosas en Internet.

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *