Necesidades de la adolescencia: Trastornos alimenticios Vs. Presión Social

Terminamos estas semanas dedicadas al desarrollo de niños, niñas y adolescentes desde los 6 años hasta la adolescencia, con los problemas que pueden aparecen en la adolescencia respecto a trastornos alimenticios y presión social.

Infografía en HD.

En la adolescencia pueden aparecer problemas con la comida, ya sea por exceso (problemas de ansiedad, frustración, depresión, etc) o por defecto y puede aparecer una preocupación excesiva por su apariencia y su cuerpo.

Cuando los problemas de alimentación persisten más de dos o tres semanas, o comprobamos que tienen actitudes a la hora de comer llamativas (se levantan de la mesa antes de que acabe todo el mundo, se encuentra comida en servilletas, etc) debemos comprobar que no hay un problema más grave detrás.

A esto debemos añadir que la relación con sus iguales aumenta en importancia y unión. Sus amistades pueden tener comportamientos/pensamientos que no agraden a la familia y entrar en conflicto. Es una etapa donde adolescentes y familias suelen tener problemas por cosas como la vestimenta, las actividades lúdicas, horas de llegada a casa, etc. Desde la familia se debe entender y ayudar en sus intentos de independencia, además de intentar dialogar lo máximo posible para hacerles entender que la preocupación por sus conductas es normal.

Necesidades de la adolescencia: Expresión de sentimientos.

La adolescencia es un período difícil donde la expresión de sentimientos a veces es tan difícil como confusa, tanto para las y los adolescentes como para sus familias.

Infografía en HD.

Es un período repleto de sentimientos  contrariedades y necesidad de convertirse en personas adultas (y ser tratados/as como tal) pero también de miedo e incertidumbre sobre lo que eso significa. Existen conflictos entre familia y adolescentes porque se quiere disfrutar de los privilegios que conlleva ser una persona adulta, pero sin entender completamente o querer cumplir también las obligaciones que eso conlleva.

Esta contrariedad en sentimientos les lleva a sufrir inseguridades y poder convertirse en personas más desafiantes que están constantemente a la defensiva.

Por estas razones a veces la relación con la familia es tan compleja, pues tienen una evidente necesidad de ella, pero intentan alejarse porque tratan de convertirse en adultos/as.