Hoy vamos a señalar los indicadores que debemos tener en cuenta para detectar una posible situación de riesgo en el/la menor de edad.

Infografía en HD.

  • Maltrato Físico:
    • Presencia de fracturas, torceduras, dislocaciones, moratones, etc en diferentes partes del cuerpo como consecuencia de un castigo o agresión intencionada, ya sea dentro o fuera de una competición o entrenamiento.
    • Entrenamientos excesivos, ya sean en intensidad o duración, desde un punto de vista madurativo o de edad.
    • Presencia de sustancias dopantes.
    • Lesiones que impiden entrenar o competir.
  • Maltrato Emocional:
    • Miedo o rechazo a acudir a entrenamientos o competiciones tras haber manifestado un interés previo hacia el deporte.
    • Actitud de hiperalerta, apariciónn de ansiedad y/o reacciones desbordadas a situaciones de crítica constructiva.
    • Verbalizaciones negativas sobre uno/a mismo/a o de sus capacidades como persona y/o deportista.
  • Violencia sexual:
    • Uso de técnicas de entrenamiento que implican un contacto físico inapropiado que se puede considerar abuso (caricias, tocamientos, etc)
    • Negación a ducharse o a entrar a los vestuarios para intentar evitar posibles situaciones de abuso y/o intimidación.
    • Se aprovechan ciertas situaciones para crear imágenes y usarlas con intención de extorsionar, manipular, chantajear y/o ejecutar algún tipo de abuso sexual (duchas, viajes, etc)
  • Abuso Físico/Negligencia:
    • Alimentación – Alimentación inadecuada para situaciones de competición.
    • Vestido – Uso inadecuado de ropa con el tiempo atmosférico que pueden poner en riesgo la salud del/la menor de edad. No usar los equipos de protección adecuados.
    • Higiene – Se observa a la persona menor de edad con escasa higiene corporal.
    • Cuidados médicos – Ausencia o retraso en la atención médica ante posibles lesiones.
    • Supervisión: largos períodos sin supervisión o una vigilancia excesiva por edad y madurez del/la menor de edad.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *