Tras haber hablado de las fake news y lo que es el oversharing con sus peligros, hoy nos centramos en el «Sharenting».

El término «Sharenting» viene de combinar la palabra «sharing» (compartir) y «parenting» (crianza). Consiste en publicar cualquier tipo de información de los hijos e hijas en Redes Sociales: fotografías, vídeos, información personal,…

Infografía en HD: El Sharenting.

Muchas familias comienzan a publicar datos de sus hijos/as incluso antes de nacer, pues ya hacen pública en Redes Sociales la ecografía.

Según el estudio «Share with Care (Comparte con Cuidado) 2016, Nominet» algunos/as menores de edad llegan a los 5 años con más de 1000 fotografías suyas en publicadas en Internet ¡1000!

Las imágenes van acompañadas de datos personales de todo tipo: peso, primer día de colegio, problemas de salud, comportamiento, etc.

Proporcionando un diario online del/la menor de edad al que pueden acceder muchas personas, se puede compartir y usar esa información para lo que la persona desee sin conocimiento de las familias.

Es decir, que son los propios padres y madres quienes comienzan a crear la huella digital de sus hijos/as desde edades tempranas, a veces incluso antes de nacer, obviando los riesgos a los que exponen a sus hijos e hijas, tanto presentes como futuros.

Presentes porque las imágenes de niños/as en Internet pueden ser recopilados por depredadores sexuales virtuales y acabar en bancos de imágenes que estos comparten en sus comunidades online.

Hablando más claramente, las fotografías de vuestros hijos e hijas pueden acabar en bancos de imágenes para pedófilos y pederastas, para los que Internet es una herramienta excelente de recopilación.

¿Pensáis que lo que publicáis es inocente y no pasa nada? La imagen más «blanca» que os podáis imaginar puede ser modificada para que parezca que es de contenido sexual. Por ejemplo, una foto de tu hija sentada en un banco puede terminar siendo una foto de tu hija rodeada de adultos que se están masturbando mientras ella sonríe. La foto tan bonita de tu hijo en la playa puede convertirse en una imagen donde tu hijo aparece manteniendo relaciones sexuales con personas adultas.

Por si esto no fuera suficiente, además todo lo que colgamos sobre menores de edad no sabemos cómo podrá afectarles en el futuro. ¿Esa foto que a ti te parece encantadora puede ser motivo de burla y ciberbullying para tu hijo/a cuando esté en los últimos cursos de Primaria?, ¿Pueden usar tus publicaciones sobre sus actividades o gustos para dañar su imagen?. O peor ¿pueden usar todo lo que has publicado sobre sus gustos, sus actividades y toda la información que se puede recopilar como medio para «conectar» más fácilmente con él/ella mediante redes sociales?, ¿y si esa persona es una persona adulta y facilitas el grooming?

Internet y redes sociales son grandes herramientas, pero debemos tener control sobre ellas y sobre nuestras propias publicaciones, especialmente cuando eso afecta a menores de edad.

No se deberían publicar imágenes ni información sobre ellos/as y, si se hace, se deben tener en cuenta todas las precauciones posibles.

Os daremos algunos consejos para ello el próximo viernes.

Índice semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Un pensamiento sobre “El Sharenting”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *