Esta semana la vamos a dedicar a la Mediación Escolar. ¿Qué es?, ¿Realmente funciona?, ¿qué fases tiene?

Infografía en HD.

Comencemos por el principio ¿Qué es la Mediación Escolar? Es un método de resolución pacífica de conflicto. En este proceso una tercera persona imparcial actúa como parte mediadora en un conflicto que ha aparecido en el centro educativo. El objetivo es que las partes participantes en el conflicto lleguen a un acuerdo que les parezca satisfactorio. Es un proceso que implica aprendizaje para las personas que participan en el, ya que promueve la empatía, el respeto y la evaluación de diferentes alternativas para solucionar un conflicto de manera pacífica.

La mediación NO es dar la razón a una u otra parte, sino aprender a definir un problema desde diferentes puntos de vista, aprender a escuchar y comprender los sentimientos de la otra parte y buscar diferentes alternativas para darle solución.

Un proceso de mediación tiene varias características:

1 – Voluntariedad – Las personas que participan en este proceso lo deben hacer de forma voluntaria. No deben ser obligadas por el profesorado ni ninguna otra persona. Un proceso de mediación obligado, es un proceso fallido.

2 – Confidencialidad – La información que se da durante este proceso no puede ser usada fuera de el, ni por las partes implicadas en el conflicto, ni por la parte mediadora. Es importante dejar claro este hecho a las personas mediadoras en las formaciones que tienen sobre este tema.

3 – Imparcialidad – La persona mediadora no es un juez ni un árbitro. No juzga, no se posiciona en el conflicto. Es una persona que ayuda a las partes implicadas a encontrarse.

4 – Flexibilidad – Los conflictos son variados, de modo que un proceso de mediación debe ser flexible y adaptable a esta variedad. Es por esto que a las personas mediadoras se les da formación sobre diferentes formas de resolución pacífica de conflictos.

5 – Respeto y diálogo – Aunque se permite el desahogo de las partes implicadas, el respeto debe estar SIEMPRE presente. Es imposible tener un diálogo positivo si no hay respeto.

6 – Igualdad – Las partes implicadas deben estar en una situación simétrica. Si esta simetría no existe, entonces el proceso de mediación no es posible porque hay una persona por encima de otra.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *