Violencia online en la pareja o expareja

Hoy vamos a ver la violencia online en la pareja o expareja.

Infografía en HD.

La violencia online en la pareja es un conjunto de comportamientos repetidos que pretenden controlar y/o dañar de alguna forma a la pareja o expareja usando las nuevas tecnologías para ello.

Hoy día existe mucho peligro alrededor de ciertas creencias en torno a las relaciones y el cibercontrol, pues incluso llega a confundirse con una muestra de amor: “quiere ver con quién hablo porque me quiere”, “necesita saber que no sigo a otros/as chicos/as porque me quiere mucho”, “si no sufre celos por las personas a la que sigo, es que no me quiere de verdad”, etc.

Algunas manifestaciones de esto:

  • Control de las redes sociales o páginas web en las que interactua con otras personas.
  • “Compartir” contraseñas (si no se comparten, es que no me quieres, no confías en mi, algo tendrás que ocultar, etc.
  • Difusión de secretos o información comprometida.
  • Se controla a la pareja a todos los niveles: ubicación, mensajes que envía y recibe, comentarios, etc.
  • Se envían mensajes por diferentes medios humillantes, groseros y/o degradantes.
  • Se publican fotos íntimas de la otra persona con intención de humillar y dañar.

Normalizar estos comportamientos es normalizar formas de control y maltrato.

Índice de entradas semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Decálogo del buen trato en el ámbito deportivo

Terminamos la semana dedicada a los buenos tratos en el ámbito deportivo con un decálogo que tiene como objetivo garantizar el compromiso de toda la comunidad deportiva para promover los buenos tratos y una convivencia positiva.

Infografía en HD.

Este compromiso debe ser acogido por toda la comunidad deportiva, es decir, familias, entrenadores/as y deportistas.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Indicadores de violencia en menores de edad en el ámbito deportivo

Hoy vamos a señalar los indicadores que debemos tener en cuenta para detectar una posible situación de riesgo en el/la menor de edad.

Infografía en HD.

  • Maltrato Físico:
    • Presencia de fracturas, torceduras, dislocaciones, moratones, etc en diferentes partes del cuerpo como consecuencia de un castigo o agresión intencionada, ya sea dentro o fuera de una competición o entrenamiento.
    • Entrenamientos excesivos, ya sean en intensidad o duración, desde un punto de vista madurativo o de edad.
    • Presencia de sustancias dopantes.
    • Lesiones que impiden entrenar o competir.
  • Maltrato Emocional:
    • Miedo o rechazo a acudir a entrenamientos o competiciones tras haber manifestado un interés previo hacia el deporte.
    • Actitud de hiperalerta, apariciónn de ansiedad y/o reacciones desbordadas a situaciones de crítica constructiva.
    • Verbalizaciones negativas sobre uno/a mismo/a o de sus capacidades como persona y/o deportista.
  • Violencia sexual:
    • Uso de técnicas de entrenamiento que implican un contacto físico inapropiado que se puede considerar abuso (caricias, tocamientos, etc)
    • Negación a ducharse o a entrar a los vestuarios para intentar evitar posibles situaciones de abuso y/o intimidación.
    • Se aprovechan ciertas situaciones para crear imágenes y usarlas con intención de extorsionar, manipular, chantajear y/o ejecutar algún tipo de abuso sexual (duchas, viajes, etc)
  • Abuso Físico/Negligencia:
    • Alimentación – Alimentación inadecuada para situaciones de competición.
    • Vestido – Uso inadecuado de ropa con el tiempo atmosférico que pueden poner en riesgo la salud del/la menor de edad. No usar los equipos de protección adecuados.
    • Higiene – Se observa a la persona menor de edad con escasa higiene corporal.
    • Cuidados médicos – Ausencia o retraso en la atención médica ante posibles lesiones.
    • Supervisión: largos períodos sin supervisión o una vigilancia excesiva por edad y madurez del/la menor de edad.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Violencia a la Infancia y/o Adolescencia en el Deporte

Dado que ya hemos visto que el deporte es un contexto privilegiado para detectar posibles situaciones de riesgo, debemos aprender a identificarlas.

Descarga la Infografía en HD

  • Maltrato Físico:
    • Mediante una agresión física directa se puede provocar un daño y/o lesión.
    • La intensidad del entrenamiento y/o la exigencia de las competiciones exceden las capacidades de desarrollo madurativo.
    • Uso de suntancias dopantes.
    • Se les obliga a participar en las competiciones con lesiones.
    • Hay castigos que provocan dolor físico.
  • Maltrato Emocional:
    • Las personas menores de edad sufren críticas, insultos, sarcasmo intimidaciones y/o vejaciones reiteradamente.
    • Las expectativas sobre el/la menor de edad es muy alta y genera excesiva presión y ansiedad, siendo perjudicial para su salud.
    • Se considera que su valía deportiva está ligada a los logros que se alcanzan.
    • Aparecen situaciones de rechazo continuas, como excluirle/a de las competiciones y/o entrenamientos o realizar constantes valoraciones negativas.
    • Se amenaza con castigo físico si no cumple las expectativas marcadas o a la humillación pública.
    • No se permite que entrene con sus compañeros/as sin causa justificada, aislando a la persona menor de edad del resto del equipo.
  • Abuso sexual:
    • Sin contacto físico: seducción verbal explícita, exposición de los órganos sexuales con el fin de obtener placer sexual, masturbaciones o actos sexuales delante de la persona menor de edad siendo conscientes de que están mirando y buscando la excitación sexual.
    • Vejación Sexual: tocar de modo intencionado los órganos sexuales del/la menor de edad. Forzar, alentar o permitir que este tocamiento lo realice el/la menor de edad a la persona adulta.
    • Contacto sexual genital: penetración digital o con objetos, sexo oral o penetración anal/vaginal.
    • Cualquier situación donde la persona menor de edad es utilizada como objeto de satisfacción sexual.
  • Abuso Físico/Negligencia:
    • Entrenar con condiciones climáticas extremas sin el uso del equipamiento adecuado y las medidas preventivas necesarias, siendo conocedores/as del prejuicio para la salud que puede causar.
    • Obligar a la persona menor de edad a competir en estado de enfermedad o lesivo.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Deporte: Contexto de protección y convivencia

¿Por qué consideramos el deporte como un contexto de protección y convivencia?

Infografía en HD.

Las personas que trabajan en el ámbito deportivo tienen la obligación de presentar el certificado de que no existen delitos sexuales con las personas que trabajan directa o indirectamente con las y los menores de edad (entrenadores/as, personal de limpieza, fisioterapeutas, etc).

Además, es necesaria una formación en materia de protección a la infancia y/o adolescencia, para que sepan reconocer e identificar situaciones de posible riesgo de malos tratos, de modo que sepan detectar, derivar y notificar a los recursos que correspondan.

Es por esto que es necesario que en el mundo deportivo exista un protocolo de actuación  que coordine y regule los pasos a seguir.

Además, sería importante que dentro del ámbito deportivo se contemplen cosas como favorecer la convivencia entre iguales, ofreciendo alternativas adecuadas de resolución de conflictos tanto dentro como fuera del juego. Esto garantizaría el trabajo en equipo y tener el respeto y tolerancia como elementos fundamentales de ello.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Deporte y Buen Trato

Esta semana vamos a trabajar el buen trato en el mundo del deporte.

Infografía en HD: Deporte y Buen Trato.

El mundo del deporte es el espacio ideal para promover valores de todo tipo que mejoren las relaciones entre iguales, siendo especialmente importantes la empatía, el respeto, la cooperación y el trabajo en equipo.

El ámbito deportivo es un contexto privilegiado a la hora de prevenir y detectar situaciones de riesgo en la infancia y/o adolescencia, pues podemos observar muchos indicadores y es importante tener un protocolo claro en el que se contemplaran diferentes aspectos. De todo ello iremos hablando los próximos días.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Protocolo de Acoso Escolar: Tercera Fase

Hoy vamos a ver la tercera fase del protocolo de acoso escolar.

TERCERA FASE: ACTUACIONES SI NO SE CONFIRMA LA SITUACIÓN DE ACOSO.

Si no se confirma la situación de Acoso Escolar, se realizará un Informa de conclusiones.

El Director o Directora del centro pondrá los hechos y actuaciones realizadas y que se pusieron en conocimiento de las familias o responsables legales del alumnado implicado. En esta comunicación se explicará la conclusión de que no existe acoso, se especificará la consideración que merecen los hechos y se continuará con lo establecido en el procedimiento de actuación en caso de producirse conflictos de convivencia en el centro escolar.

Se implementarán las medidas educativas oportunas. Aunque no se confirma la existencia de acoso escolar, es un buen momento para que el centro realice actividades de carácter preventivo, dirigidas a sensibilizar, conciencia y formar en la lucha contra el acoso escolar o cualquier otro tipo de maltrato.

Índice de entradas:

Si tenéis cualquier duda o queréis contarnos algún caso lo podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Protocolo de Acoso Escolar: Segunda Fase

Tras ver la primera fase que se desarrolla cuando nos llega una notificación de posible caso de acoso escolar, hoy vemos la segunda fase, cuando en la primera hemos confirmado que sí es un caso de acoso escolar. Veamos los 11 pasos de esta fase.

Infografía en HD: Segunda fase Protocolo de Acoso Escolar.

Fase 2 – ACTUACIONES SI SE CONFIRMA QUE EXISTE UNA SITUACIÓN DE ACOSO.

1 – Adopción de medidas de protección y comunicación. – Se ratifican y completan las medidas tomadas en la fase 1. Se pueden incorporar medidas nuevas tanto con el alumnado que agrede, como con las víctimas y el grupo de espectadores/as.

En esta fase también se implementa la aplicación “Socioescuela”.

Si la situación implica ciberacoso, se tomarán las medidas adecuadas para enseñar el uso adecuado de los medios digitales en el ámbito escolar.

Si implica violencia de género, se reforzará la coordinación de los ámbitos educativo y social y se pondrá en conocimiento de la Fiscalía de menores.

2 – Comunicación a las familias o responsables legales del alumnado implicado. – Se realizarán reuniones presenciales con las familias o responsables legales del alumnado implicado (víctima y agresor/a) y se pedirá su implicación y colaboración a lo largo de todo el proceso.

Si es necesario, también se informará a las familias de la víctima de la posibilidad de pedir asistencia jurídica contra las personas que le acosan.

De estas reuniones se debe dejar constancia por escrito.

3.– Comunicación a otros órganos del centro y otro profesorado. – Teniendo muy en cuanta la confidencialidad, el director o directora del centro debe informar a la Comisión de convivencia y al profesorado que considere oportuno de la situación de acoso.

4 – Recogida de información: documentación del caso e informe. – La Comisión específica de acoso escolar, formada en la fase 1, comenzará a reunir información mediante entrevista al alumnado implicado, sus familias, profesorado del alumnado implica y otras personas que, por su relación con las personas implicadas, puedan aportar información relevante.

En estas entrevistas participarán, al menos, el/la coordinador/a de la comisión específica de acoso escolar y uno/a de sus miembros.

De cada entrevista se levantará un acta.

Además de estas entrevistas, se llevarán a cabo otras actuaciones para documentar el caso, como recopilar toda la documentación existente sobre el alumnado implicado, la observación de indicadores de posible acoso en diferentes espacios y actividades del centro, etc.

Con toda la información que se recopile se realiza un informe que servirá para tomar las decisiones oportunas respecto a la intervención y será la base del plan de actuación que incluirá diferentes medidas dirigidas a todo el alumnado implicado.

El Director/a del centro es la persona que debe informar a la comisión de convivencia del centro del contenido del informe levantando el acta correspondiente.

5 – Comunicación a la Inspección educativa. – Inspección Educativa será informada puntualmente por parte del/la director/a del centro mediante informes y la previsión de actuaciones que corresponda.

6 – Coordinación y seguimiento con otras instituciones y organismos. – En los casos de ciberacoso y violencia de género, se realizarán actuaciones coordinadas con otras instituciones y organismos. Para ello se realizarán las reuniones oportunas de seguimiento, teniendo como finalidad el intercambio de información y de previsiones de actuación. De estas se debe levantar un acta.

7 – Plan de actuación: Medidas y actuaciones a definir. – La “Comisión Específica de acoso escolar”, elaborará un plan de actuación que incluya todas las medidas de aplicación individual al alumnado implicado y de carácter colectivo para el aula y el centro. Para ello se considerarán medidas como:

A) Alumno/a acosado/a. – Medidas de protección directas o indirectas; tutorías y programas de entrenamiento de habilidades sociales personalizado y realización de tareas conjuntas en el aula, implicando para ello a sus compañeros/as.

B) Alumnado agresor – Aplicación de las medidas correctoras que sean precisas, para ello se iniciará un proceso reeducativo de carácter integral, que tenga como objetivo principal crear y/o reforzar el respecto a compañeros/as, proporcionar elementos de reflexión y competencia persona qye faciliten la integración en el grupo-clase; prácticas restaurativas para reeducar al alumnado acosador para que aprenda a reconocer su responsabilidad, reparar el daño realizado a la víctima, etc.

Se tendrá en cuenta la implicación de la familia o responsables legales.

Si existe conducta violenta continuada, debemos tener en cuenta posibles circunstancias familiares vinculadas a ello. En caso de existir, se comunicará la situación a los organismos que proceda.

C) Con el grupo de compañeros/as – se informará de “tolerancia cero” ante cualquier tipo de agresiones y situaciones de acoso escolar; se pedirá la colaboración e implicación de todo el alumnado en la lucha contra el acoso y se reforará el buen trato entre iguales.

Se debe tener en cuenta la importancia de la sensibilización y prevención de estos problemas, por ello es importante formar en estos temas desde edades tempranas.

Además, se tendrá en cuenta la intervención del alumnado ayudante o de otras formas de ayuda entre iguales como estrategias de actuación.

D) Con las familias del alumnado implicado – se informarán de las actuaciones que se estén realizando y se recibirá el asesoramiento y la orientación necesaria, incluyendo posibles apoyos externos.

E) Profesorado y toda la comunidad educativa – Se realizará una revisión de la convivencia en el centro y se diseñarán actuaciones para la sensibilización y prevención dirigidas a toda la comunidad educativa. Además, se valorará la posibilidad de implementar diferentes actuaciones dirigidas a mejorar los mecanismos de denuncia de posibles situaciones de acoso, formación del profesorado y el alumnado y promoción de los buenos tratos entre iguales.

8 – Comunicación a las familias o responsables legales del alumnado implicado. – Se informará a las familias del alumnado implicado de las medidas y actuaciones de carácter individual, así como las medidas propuestas para el centro de carácter organizativo y preventivo, especificando el calendario de aplicación y los mecanismos de seguimiento de las mismas.

9 – Información al Consejo Escolar del centro. – El Consejo Escolar del centro será informado de las medidas y actuaciones que se lleven a cabo en relación con el caso, así como de la evolución del mismo.

10 – Comunicación y seguimiento del caso por parte de la inspección educativa. – La Inspección educativa realizará un seguimiento del desarrollo de las diferentes fases del protocolo llevadas a cabo y de la documentación del mismo, con la finalidad de garantizar el correcto desarrollo del proceso educativo y los derechos y deberes del alumnado implicado.

11 – Finalización de actuaciones. – Una vez desarrollado el Plan de actuación se dará por concluido el expediente con la elaboración por la «Comisión específica de acoso» de un informe final del que se dará traslado a la Comisión de convivencia del centro y a la Inspección educativa, actualizando, si fuera preciso, la información recogida en la aplicación CONV.

Mañana veremos la tercera y última fase.

Índice de entradas:

Si tenéis cualquier duda o queréis contarnos algún caso lo podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Protocolo Acoso Escolar: Primera Fase

Hoy vamos a ver la primera fase del protocolo de Acoso Escolar en Castilla y León.

Infografía en HD: Primera fase del protocolo de acoso escolar.

Dividimos esta primera fase de “Conocer, identificar y parar la situación” en dos partes:

1 – Conocimiento de la situación y comunicación inicial. – Cualquier persona de la comunidad educativa que conozca o sospeche de un caso de maltrato entre iguales, puede realizar la notificación. El equipo directivo del centro debe dejar constancia de esta comunicación en un documento.

También se puede notificar por parte de otras instancias. Sea cual sea la vía por la que llega, el protocolo debe ponerse en marcha.

Cuando aparecen problemas de ciberbullying o de violencia de género, el centro educativo trabajará coordinadamente junto a las instituciones externas que corresponda (Servicios sociales, policía, etc)

El centro debe incluir de manera inmediata la posible situación de acoso en la aplicación CONV.

2 – Actuaciones inmediatas al conocimiento de la situación. – cuando se recibe en el centro educación el aviso de sospecha o conocimiento de un caso de maltrato entre iguales, una persona que forme parte del equipo directivo debe adoptar las siguientes medidas con carácter urgente:

A – Poner medidas para proteger a las víctimas.

B – Puesta en marcha de medidas dirigidas al alumnado agresor, para indentificar y controlar inmediatamente a la parte agresora. Aplicaremos las medidas dispuestas en el RRI.

Si existen situaciones de especial gravedad y/o riesgo para la víctima, especialmente en el exterior del centro educativo, se avisará a los organismos que pueda garantizar su protección y seguridad.

El director o la directora del centro deben convocar una reunión para realizar una primera valoración de la situación y las medidas que se han adoptado. Esta reunión debe realizar en un plazo máximo de 24 horas, y a ella deben acudir el tutor/a del alumnado, el orientador/a del centro, coordinador/a de convivencia y profesorado que pueda estar relacionado con la situación

Para el análisis y valoración de la situación, se deben tener en cuenta aspectos en la relación entre víctima-agresor/a como la intencionalidad, la repetición y el tiempo de los hechos, si existe o no desequilibrio de poder entre las partes y si existen sentimientos de indefensión y personalización por parte de la víctima.

Si la situación de acoso se confirma, se crea en la reunión la “Comisión específica de acoso escolar”, formada por el/la director/a del centro, orientador/a, coordinador/ de convivencia, y un/a profesor/a relacionado con el alumnado afectado.

Esta comisión es la encargada de desarrollar y realizar el seguimiento de las siguientes fases del protocolo.

De esta reunión se levanta un acta que debe incluir toda la información recogida y las conclusiones derivadas de ello, así como las actuaciones que se han acordado y la constitución de la Comisión.

Será el director o directora quién traslade de forma inmediata el acta y toda la información que considere de relevancia a la Inspección Educativa.

Si se confirma la existencia de acoso escolar, se continua con la segunda fase del protocolo y se actualiza la aplicación de convivencia escolar CONV.

Si no se confirma, pasamos a lo establecido en la tercera fase.

Si tenéis alguna duda no dudéis en preguntarnos.

Índice de entradas:

Si tenéis cualquier duda o queréis contarnos algún caso lo podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Fases del Protocolo de Acoso Escolar

Una vez que sabemos quiénes aplicarán el protocolo de Acoso Escolar y cuándo, toca ver las fases del protocolo.

Dividimos el protocolo de Acoso Escolar en 3 fases:

1 – Conocer, Identificar y parar la situación – Cuando se recibe el aviso de sospecha o conocimiento de un caso de acoso escolar, el centro tiene 48 horas para poner en marcha el protocolo y hacer un primer documento sobre el aviso que hemos recibido.

2 – Actuaciones si se confirma el acoso – En esta fase,una vez que confirmamos que existe acoso escolar, recogemos toda la información posible de parte de todas las personas implicadas y aplicamos las medidas que consideremos oportunas en el centro. Las familias deben estar informadas de estas medidas.

3 – Actuaciones si NO se confirma el acoso – Si se confirma que la situación detectada no es acoso escolar, podemos trabajar la resolución pacífica de conflictos y la prevención del maltrato entre iguales.

En los próximos días veremos más profundamente cada una de las fases.

Índice de entradas:

Si tenéis cualquier duda o queréis contarnos algún caso lo podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.