Herramientas de Control Parental en Consolas

Hoy os vamos a hablar de las herramientas de control parental en las consolas.

Las consolas actuales cuentan con herramientas de control parental que podemos activar de modo sencillo y nos proporcionan ayuda y seguridad.

Infografía en HD: Control Parental en las Consolas.

Os decimos algunas de las cosas que os ofrecen:

1 – Bloquear o controlar el contenido de pago – Puedes activar el bloqueo de contenido de pago o controlar a lo que puede acceder, de modo que no hagan compras sin permiso o tengáis cargo en vuestras cuentas excesivos.

2 – Sistema PEGI – Puedes seleccionar los títulos a los que pueden acceder tus hijos/as teniendo en cuenta el sistema de clasificación por edad y contenido. Os recordamos que el Sistema PEGI recomienda una edad para jugar un videojuego y te explica el por qué (violencia, terror, sexo, etc).

3 – Límite de tiempo – Gracias a las herramientas de control parental puedes ponerles un límite de tiempo, indicar a partir de qué hora no pueden jugar, que les salga un aviso cuando se termina el tiempo, etc. Así como elegir los días que pueden jugar.

4 – Comunicación con otras personas – Controla si puede tener o no contacto con otras personas, acceso a los chats de voz y/o escritos, ver el contenido al que puede acceder de terceros y lo que comparte.

5 – ¿Cómo usa la consola? – Puedes acceder a la información del uso que hace de las consolas. Tiempo que la ha usado, en qué horario, a qué ha jugado, qué ha visto,… toda esa información estará de modo sencillo y te ayudará en la supervisión.

6 – Internet – Pon filtros para controlar el contenido al que pueden acceder a Internet desde la consola. Recordad que desde la consola se puede acceder a internet de diferentes formas: exploradores internos, youtube, etc.

7 – Realidad Virtual – Activa el control para permitir o no que usen las gafas de realidad virtual.

Activar el control parental no te llevará más de 10 minutos, y te ayudará en la educación y supervisión del uso de videojuegos en casa.

Índice de entradas:

Si tenéis cualquier duda o queréis contarnos algún caso lo podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

6 consejos para familias y el uso responsable de los videojuegos

Seguimos el segundo volumen sobre Videojuegos y Educación. Esta vez para daros 6 consejos en el uso responsable de los videojuegos en casa.

Infografía en HD: 6 Consejos para familias.

1 – Conoce el Sistema PEGI – Tal como hemos dicho ya varias veces, es IMPRESCINDIBLE conocer el sistema PEGI para que nuestros hijo e hijas jueguen a videojuegos adecuados a su edad y madurez. Os recordamos que el sistema PEGI tiene clasificación por edades y contenido.

2 y 3 – Controla el tiempo, el cuándo y el dónde – habla con tu hijo/a y deja claro cuándo puede jugar (después de cumplir sus tareas, todos los días, fines de semana, sólo los domingos, etc) cuánto tiempo esos días (30 minutos, 1 hora, 2,…) y en una habitación común que facilite la supervisión.

4 – Controla el con quién – Si tu hijo/a juega online, debes conocer con quién lo hace y qué tipo de información comparte. Habla con él/ella sobre la privacidad y la necesidad de no decir datos personales para evitar riesgos. Además habla con él/ella para que si tienen un problema acudan a ti.

5 – Control Parental – Conoce y activa las herramientas de control parental que tienen las diferentes plataformas. Mañana os explicaremos más profundamente las ventajas de estas herramientas en las consolas.

6 – Juega con tu hijo/a – Interésate por a qué juega, felicitale/a por sus avances e intenta jugar con él/ella si no lo has hecho nunca. Los videojuegos son una oportunidad excelente de estrechar lazos y fomentar la confianza.

Los videojuegos no son el enemigo, son una oportunidad para aprender, estrechar lazos familiares y mejorar ciertas capacidades individuales.

Podéis plantear todas vuestras dudas este Viernes 23 en el directo que realizaremos en youtube junto a Borja Pavón a las 17:30.

Índice de entradas:

Si tenéis cualquier duda o queréis contarnos algún caso lo podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Los Mitos sobre Videojuegos y Gamers

Como ocurre con otras muchas cosas, alrededor del mundo de los videojuegos existen muchos mitos y/o creencias erróneas. Vamos a derribar algunos de ellos:

Infografía en HD – mitos sobre videojuegos.

1 – Los videojuegos son para niños/as – El 68% de los/as videojugadores/as en España son mayores de 24 años, sólo el 19% son menores de 14 años. Los videojuegos son para todas las edades, hay videojuegos con contenido adulto por violencia, sexo, drogas, etc. Es por eso que debemos conocer el sistema PEGI.

2 – A las mujeres no les gustan los videojuegos – pues para no gustarles es extraño que el 42% de las personas que juegan son mujeres, y el porcentaje va aumentando. No, los videojuegos no es “cosa de chicos” y las chicas no juegan solo a los Sims o al Cooking Mama.

3 – Los videojuegos te hacen ser una persona violenta – Los videojuegos no provocan violencia per se, igual que no lo hacen las películas o los libros. Son los factores individuales de la persona unido a factores externos los que pueden desencadenar hechos violentos, pero por jugar a videojuegos violentos no te vuelves una persona agresiva.

4 – Si juegas mucho eres adicto/a a los videojuegos – No, las adicciones no funcionan así. La adicción a los videojuegos, igual que a otro tipo de nueva tecnología, aparece al adquirir malos hábitos en el uso de estos cuando no se utilizan con la responsabilidad y educación adecuadas. Por eso EDUCACIÓN y SUPERVISIÓN para crear hábitos adecuados es fundamental.

5 – Las personas que juegan a videojuegos son asociales – Se tiene la idea errónea de que las personas que juegan a videojuegos son menos sociables que las que no juegan, y no es cierto.Las personas que juegan a videojuegos no son menos sociables que personas que tienen otro tipo de aficiones.

Diferente es que para algunas personas los videojuegos son un “refugio” que utilizan para escapar de situaciones de su vida diaria, como puede ser el acoso escolar o problemas familiares. Por eso es tan importante supervisar y comprobar por qué pasan tanto tiempo conectados/as.

– 6 – Se puede jugar online a cualquier edad solos/as – Por poder, se puede, pero ¿se debe? No, no debemos dejar a nuestros hijos o hijas jugando en soledad online, especialmente en edades tempranas. En Internet hay todo tipo de personas, y jugando online eso no cambia. Debemos comprobar con quién juegan y qué tipo de información comparten con esas personas. Hay que hablar con ellos/as sobre las personas desconocidas en Internet.

Si queremos educar en la responsabilidad, debemos derribar estos mitos para poder hacerlo adecuadamente.

Os recordamos que este Viernes 23 hablaremos sobre este tema en nuestro canal de Youtube a las 17:30 junto a Borja Pavón, y podréis plantear todas vuestras dudas. Os aconsejamos que nos veáis junto a vuestras hijas e hijos.

Índice de entradas:

Si tenéis cualquier duda o queréis contarnos algún caso lo podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Recordatorio: ¿Es bueno que mi hijo/a juegue videojuegos?

Comenzamos recordando ¿Es bueno que mi hijo/a juegue a videojuegos? Y la respuesta es «depende». ¿De qué depende? De el tiempo que dedica a jugar, a qué juega, cómo se siente al jugar, con quién lo hace (solo, con alguien en casa, juega online con otras personas,…) y por qué lo hace.

Infografía en HD – Mi hijo/a juega videojuegos.

Los videojuegos, como otro tipo de nuevas tecnologías, pueden generar adicción, las personas que juegan pueden sufrir problemas de sueño, etc. Para evitar todo esto os damos los siguientes consejos:

Tiempo de uso diario – Debéis controlar el tiempo que vuestros hijos y/o hijas pasan jugando a videojuegos, ya sea en consola, teléfono móvil o pc. Nunca debería superar las dos horas diarias (tiempo máximo de conexión diaria que se debería tener a Internet y en el uso de dispositivos digitales) y ese tiempo debe adaptarse a la edad, no debería jugar el mismo tiempo un niño o una niña de 7 años que una persona de 16 años.

Conocer el código PEGI – La creencia «los videojuegos son para niños/as» hace pensar a algunas personas que cualquier juego es adecuado para cualquier edad, pero no es así. Hay videojuegos de contenido adulto, desde escenas violentas y/o sangrientas, a la aparición de drogas, uso del lenguaje, etc. Para evitar que nuestros hijos e hijas accedan a contenido no deseado existe el código PEGI, que nos explica la edad recomendada y el por qué de esa edad (mañana tendréis una infografía que lo explica más profundamente). Antes de regalar un videojuego o acceder a que jueguen, debéis estar seguros/as de que es adecuado para su edad y nivel de madurez.

No usar los videojuegos como recompensa o castigo – es muy recurrente que se usen los videojuegos como recompensa o como castigo en respuesta a las actitudes, comportamientos y resultados escolares de nuestros hijos/as. No es recomendable normalizar esto porque entonces ven los videojuegos como algo que tiene un valor mayor del que deben tener en su vida.

Ante situaciones de ansiedad, parar – Si observamos que nuestro hijo o nuestra hija comienza a enfadarse en exceso, a tener ansiedad por jugar a algo o actitudes que se salen de la normalidad, debemos hacer que paren. Esto puede ser de manera temporal o definitiva con un título en concreto.

Usar control parental – varias plataformas permiten hacer uso de su propio control parental, debemos hacer uso de ello para controlar tiempo, personas con las que juegan etc.

Promover otras aficiones – Los videojuegos pueden ser lo que más les gusta, pero no debe ser su única afición. Debemos promover que se impliquen en otras actividades y que los videojuegos no sean la única respuesta ante el aburrimiento.

Además, debemos tener en cuenta si juega online o no, y por qué dedica su tiempo libre a los videojuegos, si detrás puede haber problemas sociales, por ejemplo sentirse solo/a o sufrir problemas en el aula, como Acoso Escolar.

Os recordamos que el Viernes tenemos una charla en Directo junto a Borja Pavón sobre videojuegos y educación a las 17:30. Podéis ver la charla junto a vuestros hijos e hijas y preguntar todo lo que queráis.

Índice de entradas:

Si tenéis cualquier duda o queréis contarnos algún caso lo podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Directo en Youtube junto a Borja pavón: Videojuegos y Educación

Os informamos que el próximo Viernes 23 de octubre tendremos una nueva charla sobre “Videojuegos y Educación”, esta vez junto al gran Borja Pavón.

Hablaremos con él sobre los estereotipos alrededor del mundo de los videojuegos y cómo pueden afectar a problemas de salud mental como la ansiedad.

Viernes 23 de Octubre.

17:30 (hora española)

Canal de youtube de REA: https://www.youtube.com/channel/UCYEFWGpVuKGSMcS_S38aTLw

Redes Sociales de Borja Pavón:

El Grooming

Tras haber recordado qué es el Maltrato Sexual Infantil y ver qué es el Sexting y sus peligros, hoy entramos en uno de los riesgos online que más debéis tener en cuenta como padres, madres o profesionales que trabajan con Infancia y Juventud, el grooming.

Infografía en HD: El Grooming.

Hablamos de Grooming cuando una persona establece una relación de confianza con una persona menor de edad en Internet. Esta relación de confianza, para la que el/la groomer pone en funcionamiento una serie de estrategias que derriben las pocas medidas de seguridad que ponen las y los menores de edad en la Red, puede llevar a crear contenido erótico/sexual o incluso un contacto sexual en persona. Las estrategias empleadas pretenden garantizar el afianzamiento de la relación para garantiza el contacto sexual y que no se cuente lo que está pasando a terceras personas (familiares, amistades, cuerpos de seguridad, etc).

Para estos contactos el/la groomer se crea perfiles falsos con imágenes robadas de otros perfiles y se crean cuentas que parecen reales. Hacen un seguimiento de las víctimas para comprobar sus gustos, comentarios, personas a las que siguen, etc. Es un proceso de seguimiento e investigación que dura un tiempo para el momento en que realizan el primer contacto. La relación online puede durar días, semanas o meses, depende del comportamiento y cómo responda el/la menor de edad.

Cuando las y los menores de edad se dan cuenta de lo que está pasando, en la mayor parte de los casos guardan silencio por vergüenza, miedo, sentimientos de culpabilidad y la creencia de que no hay delito porque ellos/as han aceptado la situación. Es por esto que es tan importante EDUCAR y SUPERVISAR en la responsabilidad y el uso adecuado de Internet en general y las Redes Sociales en particular.

La prohibición en el uso de las nuevas tecnologías no consigue que estos riesgos sean menores, todo lo contrario, porque las y los menores de edad se crean perfiles sin conocimiento de sus familias y sin tener la educación digital necesaria para acceder a estas. Necesitamos educar y mostrar los riesgos existentes en contar cosas de la vida privada, la sobreexposición en Internet, la información que dan las imágenes, lo que significa compartir una fotografía en Redes Sociales (no sabes quién se la guarda, para qué la pueden usar, dónde va a llegar, etc) y el peligro de personas que no conocemos en Internet, así como el desarrollo de confianza para que nos cuenten cualquier problema que puedan tener online.

Trabajar en la prevención es educar y supervisar en responsabilidad digital.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Qué es el Sexting

Ayer vimos el recordatorio de qué es el Maltrato Infantil y sus tipologías.

Hoy os explicamos qué es el Sexting, una práctica realizada por personas adultas, pero también por menores de edad, lo que les pone en riesgo.

Infografía en HD: El Sexting.

El Sexting es el uso de aplicaciones de mensajería instantánea, redes sociales… en móviles o dispositivos digitales para compartir, difundir o producir contenidos de carácter erótico- sexual.

Para muchos/as menores de edad, el mostrarse en Internet está tan normalizado que no ven peligros en compartir material con este contenido. Comparten fotografías o vídeos en ropa interior, desnudos/as, con poses sensuales/sexuales o incluso masturbándose o manteniendo relaciones sexuales.

Este contenido resulta peligrosos en el momento que se comparte porque no sabes a quién va a llegar, dónde, con cuántas personas y las plataformas donde se puede colgar ese contenido.

Una fotografía que se comparte en pareja, a la hora de romper puede convertirse una forma de chantaje o de hacer daño a la otra persona.

Por ello es imprescindible educar en estos temas a nuestros hijos e hijas, hablarles de la privacidad, la intimidad y que cierto tipo de contenido jamás debe ser compartido por todos los riesgos que conlleva.

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

9 Consejos para familias: Compartir imágenes de menores de edad online

Como hemos visto en días anteriores, el “sharenting” puede ser muy peligroso porque exponemos a las y los menores de edad a riesgos que, en un principio, no podemos conocer. Pero ahora que sí los conocemos, os damos 9 consejos a la hora de publicar imágenes y/o información de vuestros/as hijos/as en Internet.

Infografía en HD: 9 consejos para familias y compartir imágenes de menores de edad online.

1 – No muestres el rostro – Si quieres publicar una fotografía de tu hijo/a en Internet, no muestres su rostro. Puedes hacer una foto con él/ella de espaldas, pixelar el rostro, tapárselo con un emoticono,… pero cuantas menos imágenes con su rostro en Internet, mejor.

2 – ¡Cuidado con la Información personal! – Algunas personas publican información personal de sus hijos/as: los dientes que les han salido, su peso, su talla, la primera vez que ha ido al colegio, sus primeras palabras, etc. Y todo acompañado de imágenes. Piensa que esa información ¡puede llegar a cualquiera! y que no sabes a quién le puede llegar y para qué la puede guardar y, posteriormente, usar.

3 – ¿Has pensado en el futuro? – Esa imagen tan graciosa de tu hijo que muestras con orgullo y cariño, pueden hacerle mucho daño el día de mañana si llega a malas manos. Cuando subas una imagen a internet, piensa si realmente es necesario, qué sacas con ello y valora si puede afectar a tu hijo/a de alguna manera no ya hoy, si no el día de mañana.

4 – ¿Te das cuenta de toda la información que nos ofrecen las imágenes? – Desde los sitios a los que vais habitualmente, al centro donde estudia si sale con el uniforme o el colegio detrás, edificios que se identifican muy bien, nombres de calles, matrículas de coche, etc. Una fotografía da mucha más información de lo que podáis pensar, tenlo en cuenta.

5 – Ni desnudos/as ni en ropa interior – Por favor, no se os ocurra compartir en redes sociales, páginas web, etc. imágenes de vuestros/as hijos/as en ropa interior o desnudos/as. Ese tipo de imágenes deben quedar exclusivamente en el ámbito familiar, compartirlas es arriesgarse a que terminen en un banco de imágenes para pedófilos/as y pederastas.

6 – Evita la sexualización . Sabemos que cuando ves con maquillaje a tu hija/o, con ropa de persona adulta o cuando imitan a los/as adultos/as no ves nada malo y lo miras con una mezcla de cariño, ternura y diversión. Pero lamentablemente no todo el mundo lo va a ver como tú y, al igual que en el caso anterior, este tipo de imágenes pueden terminar en redes que ponen en riesgo a tu hijo/a.

7 – Limita la cantidad de publicaciones – NO es necesario publicar diariamente información y/o imágenes de tu familia en Internet. Limita ese tipo de publicaciones, especialmente si hablas de rutinas familiares, horarios o que os vais de vacaciones.

8 – ¡Desactiva la ubicación! – Algunas personas no son conscientes, pero publican la ubicación cuando usan redes sociales. Por ejemplo, con las aplicaciones deportivas muestran los recorridos que hacen, sin tener en cuenta que con ello das información de cuándo no estás en casa, el recorrido que sueles hacer, la duración del tiempo que estás fuera, etc. Desactiva la ubicación que a veces viene activada por defecto ¡y nunca publiques en redes información de ese tipo!

9 – Sólo con personas de confianza – ¿quieres compartir una imagen que crees que le gustaría mucho a las/os abuelas/os? Envíasela directamente y acompaña con el mensaje “no la compartas con nadie”. Intenta reducir el grupo de personas con las que compartes este tipo de publicaciones y reducir así los riesgos.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Protección a la Infancia y la Adolescencia: Imágenes de menores de edad en internet

Tras haber hablado de Fake News, Oversharing y Sharenting, hoy nos vamos a centrar en las imágenes de menores de edad en Internet, esta vez por parte de centros educativos (escuelas infantiles, colegios, institutos, ludotecas, etc)

Infografía en HD: Protección a la Infancia – Imágenes de menores en internet.

Aunque tengamos el consentimiento de la familia, como profesionales que trabajan con menores de edad se deben tener en cuenta sus intereses a la hora de publicar imágenes de estos/as en Internet.

Podemos comprobar que, en algunos centros, se comparten con todo el mundo imágenes de las y los menores de edad con los que trabajan, sin tener en cuenta dónde pueden terminar esas imágenes, para qué se pueden usar y en manos de quién.

Como profesionales, se debe valorar si es realmente necesaria la exposición de estos/as menores de edad en su página web y/o redes sociales cuando son abiertas para todo el mundo, no sólo para las familias.

Índice semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

El Sharenting

Tras haber hablado de las fake news y lo que es el oversharing con sus peligros, hoy nos centramos en el “Sharenting”.

El término “Sharenting” viene de combinar la palabra “sharing” (compartir) y “parenting” (crianza). Consiste en publicar cualquier tipo de información de los hijos e hijas en Redes Sociales: fotografías, vídeos, información personal,…

Infografía en HD: El Sharenting.

Muchas familias comienzan a publicar datos de sus hijos/as incluso antes de nacer, pues ya hacen pública en Redes Sociales la ecografía.

Según el estudio “Share with Care (Comparte con Cuidado) 2016, Nominet” algunos/as menores de edad llegan a los 5 años con más de 1000 fotografías suyas en publicadas en Internet ¡1000!

Las imágenes van acompañadas de datos personales de todo tipo: peso, primer día de colegio, problemas de salud, comportamiento, etc.

Proporcionando un diario online del/la menor de edad al que pueden acceder muchas personas, se puede compartir y usar esa información para lo que la persona desee sin conocimiento de las familias.

Es decir, que son los propios padres y madres quienes comienzan a crear la huella digital de sus hijos/as desde edades tempranas, a veces incluso antes de nacer, obviando los riesgos a los que exponen a sus hijos e hijas, tanto presentes como futuros.

Presentes porque las imágenes de niños/as en Internet pueden ser recopilados por depredadores sexuales virtuales y acabar en bancos de imágenes que estos comparten en sus comunidades online.

Hablando más claramente, las fotografías de vuestros hijos e hijas pueden acabar en bancos de imágenes para pedófilos y pederastas, para los que Internet es una herramienta excelente de recopilación.

¿Pensáis que lo que publicáis es inocente y no pasa nada? La imagen más “blanca” que os podáis imaginar puede ser modificada para que parezca que es de contenido sexual. Por ejemplo, una foto de tu hija sentada en un banco puede terminar siendo una foto de tu hija rodeada de adultos que se están masturbando mientras ella sonríe. La foto tan bonita de tu hijo en la playa puede convertirse en una imagen donde tu hijo aparece manteniendo relaciones sexuales con personas adultas.

Por si esto no fuera suficiente, además todo lo que colgamos sobre menores de edad no sabemos cómo podrá afectarles en el futuro. ¿Esa foto que a ti te parece encantadora puede ser motivo de burla y ciberbullying para tu hijo/a cuando esté en los últimos cursos de Primaria?, ¿Pueden usar tus publicaciones sobre sus actividades o gustos para dañar su imagen?. O peor ¿pueden usar todo lo que has publicado sobre sus gustos, sus actividades y toda la información que se puede recopilar como medio para “conectar” más fácilmente con él/ella mediante redes sociales?, ¿y si esa persona es una persona adulta y facilitas el grooming?

Internet y redes sociales son grandes herramientas, pero debemos tener control sobre ellas y sobre nuestras propias publicaciones, especialmente cuando eso afecta a menores de edad.

No se deberían publicar imágenes ni información sobre ellos/as y, si se hace, se deben tener en cuenta todas las precauciones posibles.

Os daremos algunos consejos para ello el próximo viernes.

Índice semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.