Comenzamos una nueva semana dedicada a los buenos tratos en el ámbito familiar, esta vez centrada en qué es el apego y sus tipos.

Hoy explicamos qué es el apego y sus fases.

Infografía en HD: Qué es el apego y sus fases.

Las personas estamos programadas biológicamente para establecer vínculos con las personas que nos ayudan a sobrevivir, nuestros cuidadores/as principales. A este vínculo, según J. Bowlby, se le denomina APEGO. Este apego incluye todas las conductas que tenemos innatas y que se activan por condiciones que puedan suponer una amenaza a la supervivencia, como el miedo, la inseguridad, la ansiedad por la separación de la figura cuidadora principal…

El cómo se desarrolla el vínculo del apego tiene consecuencias toda la vida, por ello es importante intentar desarrollar un tipo de apego positivo.

El desarrollo del apego tiene 4 fases:

1 – Preapego – Ocurre en las primeras 6 semanas de vida del bebé. En este tiempo, generalmente, se acepta a cualquier persona que cuide al bebé, sin especiales preferencias por nadie. El o la bebé intenta atraer la atención de las personas adultas que le cuidan para que cubran sus necesidades, buscando el contacto físico.

2 – Formación – A partir de las 6 semanas y hasta los 6 u 8 meses, el/la bebé comienza a responder ante la ausencia de las figuras que le cuidan, no exclusivamente de la principal, y cuando se separa de esta no muestra la ansiedad que aparecerá en fases posteriores por su ausencia.

3 – El Apego -a partir de los 8 meses y hasta más o menos los 2 años comienza la ansiedad por separación, percibiéndose el vínculo con la figura cuidadora principal, a quién el niño o la niña busca de modo activo y necesita su cercanía para sentir que está a salvo. Sobre esta edad comienza el miedo a las personas desconocidas y comienzan actitudes exploratorias que realiza con la figura de apego presente.

4 – Relaciones recíprocas – A partir de los dos años en adelante los niños y las niñas comienzan a entender que la ausencia de las figuras de apego no son permanentes y pueden calmar su ansiedad porque entienden que van a regresar.

En esta fase aparece el lenguaje y son capaces de representar mentalmente a la figura de cuidado, reduciendo sus niveles de ansiedad, especialmente cuando se ha explicado previamente por qué se va y cuándo va a volver: «Voy a trabajar, regresaré a la hora de la comida».

Cuando las fases del apego finalizan, se debe haber desarrollado entre ambas partes un vínculo seguro en el que ambas partes no necesiten la búsqueda permanente de contacto físico ni la continua presencia de la figura cuidadora principal para que el niño/a se sienta bien.

Si tenéis cualquier duda podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:
  • reavalladolid@asociacionrea.org
  • reasegovia@asociacionrea.org
  • secretaria@asociacionrea.org

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Un pensamiento sobre “Qué es el apego y sus fases”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *