Las últimas investigaciones nos dan resultados alarmantes, el primer contacto con la pornografía aparece entre los 9 y los 11 años. Niños y niñas de 3º de Primaria accediendo a contenido pornográfico de todo tipo.

Infografía en HD.

  • Educación afectivo sexual: Se debe proporcionar educación afectivo-sexual desde edades temperanas. Esto no significa hablar de sexo a menores de edad, sino responder a sus dudas con sinceridad adaptando las respuestas a su madurez. Debemos conseguir que nos vean como un referente para solucionar estas dudas y que el sexo no sea TABÚ en la familia. Educación afectivo-sexual no es solo hablar de sexo, implica hablar de la afectividad, el consentimiento, etc. Tened en cuenta que si no respondéis a sus dudas, buscarán esa respuesta en otra parte.
  • Educación Digital: Educar en la responsabilidad y supervisar los contenidos a los que se accede es MUY importante, tal y como repetimos siempre que hablamos de estos temas.
  • Supervisión en el uso de los dispositivos digitales: Tus hijos e hijas deben saber que sus dispositivos van a ser supervisados y normalizar esto. Supervisar NO es espiar, es hacer un seguimiento de un uso adecuado de dispositivos.
  • Control Parental: para ayudarte a la hora de supervisar se puede usar una herramienta de control parental. Gracias a estas herramientas la supervisión es más sencilla, pues permite programar los tiempos de conexión, contenido al que se accede, aplicaciones que se utilizan, etc. Es importante no ocultar estas herramientas a tus hijos/as, explicarles que son necesarias para cumplir tu obligación como madre/padre, que es supervisar y educar en la responsabilidad.
  • Educar en igualdad: El acceso a pornografía da una visión vejatoria del papel de la mujer en las relaciones sexuales. La mujer en la pornografía aparece como un objeto de satisfacción que debe someterse a los deseos sexuales de los hombres, y esto añade el peligro de hacer creer que la mujer disfruta con esta violencia. Debemos educar a nuestros hijos e hijas en la igualdad, que tanto hombres como mujeres merecen el mismo respeto, que las relaciones sexuales también deben ser relaciones igualitarias y que «NO es NO».
  • ¿Y si está viendo porno?: Plantea el tema de forma sincera, habla con él/ella y pregunta por qué ha accedido a ese contenido, qué opina de lo que ha visto y explica que esas relaciones NO son realistas y que su visión es muy dañina. Si tiene dudas, responde del modo más sincero posible. Si veis que los accesos a este contenido son continuados , que llega a ser preocupante porque hay falta de control, abandono de otras actividades etc, lo mejor es contactar con un/a profesional en psicología y/o sexología.

Índice semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *