Hoy nos vamos a centrar en las manifestaciones de la violencia sexual en la infancia.

Las manifestaciones que pueden presentar las y los menores de edad que sufren abuso sexual infantil son diversas. Por esta razón es importante recordar que la existencia o no de un abuso no va a ser comprobado por la ausencia o presencia de estas manifestaciones.

Para ello, las y los profesionales que trabajan con menores de edad debemos conocer tanto las consecuencias como la sintomatología originada por el abuso sexual infantil, es decir, una formación sobre el tema que les permita detectar e intervenir adecuadamente ante una sospecha o un caso de abuso sexual infantil.

  • Manifestaciones físicas:
    • Hematomas.
    • Enfermedades de transmisión sexual.
    • Desagarramientos anales o vaginales. Sangrados.
    • Enuresis y/o encopresis.
    • Dificultad para sentarse (evitan hacerlo porque les duele o buscan posturas raras) o para caminar.
    • Embarazo temprano.
  • Manifestaciones psicológicas:
    • Problemas emocionales:
      • Miedos y fobias.
      • Síntomas depresivos.
      • Problemas de ansiedad.
    • Baja Autoestima:
      • Sentimientos de culpabilidad.
      • Estigmatización.
      • Trastornos de estrés postraumático.
      • Autolesiones.
      • Ideación y conducta suicida.
    • Problemas cognitivos:
      • Conductas hiperactivas.
      • Problemas de atención y/o concentración.
      • Bajo rendimiento académico.
      • peor funcionamiento cognitivo general.
      • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad.
    • Problemas de relación:
      • Problemas a la hora de establecer y mantener relaciones sociales.
      • Menor cantidad de amistades.
      • Menor tiempo de juego con las y los iguales.
      • Elevado aislamiento social.
    • Problemas funcionales:
      • Problemas de sueño (pesadillas, insomnio, etc)
      • Pérdida de control de esfínteres (enuresis y/o encopresis)
      • Trastornos de la conducta alimentaria (comer en exceso o defecto).
      • Problemas psicosomátivos (dolores de cabeza, de estómago, etc)

¿Qué conductas podemos observar?

  • Conducta sexualizada:
    • Masturbación compulsiva.
    • Imitación de actos sexuales que no debería conocer y vocabulario sexual no propio de su edad.
    • Curiosidad sexual excesiva que no corresponde a la edad.
    • Conductas exhibicionistas.
  • Conformidad compulsiva:
    • Tiene comportamientos conformistas y vigilantes que reducen el riesgo de comportamientos violentos y/u hostiles por parte de las personas agresoras, aumentando la probabilidad de que tenga interacciones agradables con esa persona.
  • Conducta disruptiva y disociativa:
    • Comportamientos hostiles y/o agresivos.
    • Ira y rabia.
    • Trastorno oposicionista desafiante.
Si tenéis cualquier duda podéis hacer escribiéndonos en comentarios o mensajes privados de nuestras redes sociales o enviar un correo electrónico:
  • reavalladolid@asociacionrea.org
  • reasegovia@asociacionrea.org
  • secretaria@asociacionrea.org

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *