Continuamos la semana, hoy nos centraremos con las habilidades que debemos tener en cuenta a la hora de entrevistar a niñas, niños y adolescentes ante una sospecha de posible riesgo o maltrato.

Infografía en HD: Habilidades de entrevista con NNA.

En primer lugar debemos tener en cuenta si somos el personal profesional adecuado para realizar la entrevista, o es mejor que derivemos la situación y sean profesionales especializados/as en el tema los que realicen la entrevista correspondiente.

Si decidimos realizarla debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Entrevistador/a: mejor si es alguien que el/la menor conozca y le inspire confianza. Además debe ser alguien que no genere expectativas que no sabe si se van a poder cumplir.
  • Escucha: Escucha activamente al niño/a y toma en serio sus palabras. Que vea en tu lenguaje corporal que le estás prestando atención y estás dando importancia a lo que te está contando.
  • No critiques: No interrumpas si discurso, y mucho menos para criticar la situación, a su familia o a él/ella por cualquier razón. Puede tomar esas críticas como ataques y negarse a seguir hablando.
  • Recoge por escrito: Toda la información que registres es confidencial, pero es importante que lo hagas.
  • Mantén la calma cuente lo que te cuente: Escuchar ciertas cosas es difícil, pero debes controlar tus emociones y tu lenguaje corporal. Si el niño/a percibe en ti reacciones que no le gustan puede provocar sentimientos de culpa, que deje de hablar y la entrevista sólo habrá servido para hacerle sentir peor.
  • Lenguaje: Adapta tu lenguaje al del menor. Si utilizas un lenguaje que no entiende, que percibe como lejano, demasiado técnico o que no le es familiar, puede retraerse a la hora de contar las cosas con sus propias palabras. Permite que elabore su discurso a su manera.
  • Lugar: Sitio privado, sin distracciones pero que no parezca «frío». Un lugar donde podáis estar cómodos/as y no existan barreras entre vosotros/as.
  • Ten en cuenta: su edad, no es lo mismo hablar con un niño de 4 años, con el que podemos usar juguetes o dibujos, que con una niña de 11 y el grado de comprensión que tienen de lo que está ocurriendo. Posibles represalias por haberlo contado (si convive con el agresor/a, etc) y la posibilidad de continuar con el proceso o que todo lo que ocurre se perciba como algo peligroso y las personas implicadas se nieguen a hablar.
  • Evita la revictimizavión: Para ello evita que el/la menor tenga que repetir lo mismo varias veces ante diferentes personas. Una vez ante un máximo de dos.
  • BUSCA AYUDA: Muchas veces un caso nos toca de manera especial, debemos tener la profesionalidad suficiente para entender como nos afecta, saber pedir ayudar y entender que eso no es negativo. Para ayudar a quién lo necesita a veces primero nos tienen que ayudar a nosotros/as.

Programación Semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *