Consejos para familias videojuegos y educación: Código PEGI

Tras hablar ayer sobre algunas medidas que debemos tomar con nuestros hijos e hijas a la hora de jugar videojuegos, hoy os vamos a explicar qué es el código PEGi y por qué es importante conocerlo.

Infografía en HD: Código PEGI

El Sistema PEGI (Pan European Game Information) fue creado en 2003, y es una forma de autorregular los videojuegos. Al igual que no permitimos a nuestros hijos e hijas ver películas que no son aptas para su edad o acercarse a contenido online que consideramos que no deben ver, debemos conocer el código PEGI y leer sobre los videojuegos que nos piden para ver si su contenido es el más adecuado a su edad y madurez.

El sistema PEGI ayuda a las familias y/o personas responsables de las y lo menores de edad, a elegir los juegos adecuados y que no haya sorpresas desagradables posteriormente.

Tal como os dijimos ayer, debemos desterrar la idea de «los videojuegos son para niños/as» porque NO es así. La industria del videojuego cada vez es mayor y tiene juegos para todos los grupos de edad. El sistema PEGI cuenta con el apoyo de la industria y su clasificación deja claro por qué un juego es adecuado a partir de una edad. Sus dos formas de clasificación son:

1 – Edad sugerida: igual que en el cine, en los videojuegos viene la edad recomendada a partir de la que se debería jugar a un título en particular. Existe a partir de 3, 7, 12, 16 y 18 años. Por ejemplo, el afamado juego Fortnite tiene la clasificación en +12.

2 – Descripción de los contenidos: Para dejar más claro por qué se pone una edad sugerida u otra, se añade una pequeña descripción de por qué, estando entre esta clasificación la aparición de drogas, que hay lenguaje soez, tiene violencia, escenas de miedo,… De modo que la familia, con solo buscar esto ya tiene una información gráfica clara de si el juego es recomendable o no.

Os animamos a que también busquéis información del título en cuestión y veáis algún gameplay (a una persona jugando por ejemplo en youtube o twitch) porque eso os ayudará a tomar la decisión adecuada.

El Sistema PEGI es el código de clasificación en Europa, en otros países se usan otros, por ejemplo en Estados Unidos se usa el ESRB, en Alemania el USK o en Reino Unido el BBFC.

Os recordamos que nos podéis plantear cualquier duda en el directo que vamos a hacer en nuestro canal de youtube el Jueves a las 17:00 junto al grupo de investigación Investigamer de la Universidad de Granada.

Programación semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Mi hijo/a juega videojuegos ¿Es bueno?

Como os adelantamos la semana pasada, esta semana la vamos a dedicar a videojuegos y educación.
 
Comenzamos dando algunos datos que creemos de interés en relación a este tema e intentar responder a la pregunta que nos suelen hacer: ¿Es bueno que mi hijo/a juegue videojuegos?

Infografía en HD: Mi hijo/a juega videojuegos ¿es bueno?

Y la respuesta es «depende». ¿De qué depende? De el tiempo que dedica a jugar, a qué juega, cómo se siente al jugar, con quién lo hace (solo, con alguien en casa, juega online con otras personas,…) y por qué lo hace.
 
Los videojuegos, como otro tipo de nuevas tecnologías, pueden generar adicción, las personas que juegan pueden sufrir problemas de sueño, etc. Para evitar todo esto os damos los siguientes consejos:
Tiempo de uso diario – Debéis controlar el tiempo que vuestros hijos y/o hijas pasan jugando a videojuegos, ya sea en consola, teléfono móvil o pc. Nunca debería superar las dos horas diarias (tiempo máximo de conexión diaria que se debería tener a Internet y en el uso de dispositivos digitales) y ese tiempo debe adaptarse a la edad, no debería jugar el mismo tiempo un niño o una niña de 7 años que una persona de 16 años.
Conocer el código PEGI – La creencia «los videojuegos son para niños/as» hace pensar a algunas personas que cualquier juego es adecuado para cualquier edad, pero no es así. Hay videojuegos de contenido adulto, desde escenas violentas y/o sangrientas, a la aparición de drogas, uso del lenguaje, etc. Para evitar que nuestros hijos e hijas accedan a contenido no deseado existe el código PEGI, que nos explica la edad recomendada y el por qué de esa edad (mañana tendréis una infografía que lo explica más profundamente). Antes de regalar un videojuego o acceder a que jueguen, debéis estar seguros/as de que es adecuado para su edad y nivel de madurez.
No usar los videojuegos como recompensa o castigo – es muy recurrente que se usen los videojuegos como recompensa o como castigo en respuesta a las actitudes, comportamientos y resultados escolares de nuestros hijos/as. No es recomendable normalizar esto porque entonces ven los videojuegos como algo que tiene un valor mayor del que deben tener en su vida.
Ante situaciones de ansiedad, parar – Si observamos que nuestro hijo o nuestra hija comienza a enfadarse en exceso, a tener ansiedad por jugar a algo o actitudes que se salen de la normalidad, debemos hacer que paren. Esto puede ser de manera temporal o definitiva con un título en concreto.
Usar control parental – varias plataformas permiten hacer uso de su propio control parental, debemos hacer uso de ello para controlar tiempo, personas con las que juegan etc.
Promover otras aficiones – Los videojuegos pueden ser lo que más les gusta, pero no debe ser su única afición. Debemos promover que se impliquen en otras actividades y que los videojuegos no sean la única respuesta ante el aburrimiento.
Además debemos tener en cuenta si juega online o no, y por qué dedica su tiempo libre a los videojuegos, si detrás puede haber problemas sociales, por ejemplo sentirse solo/a o sufrir problemas en el aula, como Acoso Escolar.

Reseñar que jugar videojuegos sí que tiene beneficios, y en la charla en directo que tendremos el Jueves a las 17:00 en nuestro canal de Youtube, hablaremos de ello ¡os esperamos!

Programación semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Consejos para familias: Teléfonos Móviles

Terminamos la semana con consejos para las familias en el uso responsable de teléfonos móviles.

Infografía en HD: Consejos para familias – Teléfonos Móviles.

Normas de uso:

  • El teléfono móvil NO es un despertador – No permitir que se vayan con el a la cama. Algunos/as menores desarrollan problemas de sueño porque se conectan por la noche a Internet con el teléfono. No necesitan el móvil para levantarse, para ello pueden usar un despertador como los de toda la vida.
  • Móvil y centro educativo – El teléfono móvil no se debería llevar al centro educativo. Si lo deben llevar porque es necesario para llamarles por algo (para recogerles, etc) debe estar APAGADO durante las horas de clase. Eso se puede controlar mediante una aplicación de control parental.
  • Tiempo – Deben tener un máximo diario de uso del teléfono móvil. Algunos/as menores muestran claros síntomas de adicción al móvil. Para evitarlo se debe poner un horario de uso, siendo un máximo de dos horas diarios de conexión a Internet dependiendo de su edad (se incluyen TODOS los dispositivos, siendo ellos/as quiénes deben elegir a qué se quieren conectar)
  • Datos – En edades tempranas los móviles no deberían tener datos, cuando más adelante se ponen deberían ser tarjetas prepago con control de gastos.
  • Lugar – Una vez que se ha terminado el tiempo de uso, el teléfono debería dejarse en un lugar común de la casa, donde también deben estar nuestros teléfonos móviles (por ejemplo una mesa del salón)

Supervisión:

  • Aplicaciones, contenido y archivos: Debemos supervisar qué aplicaciones desean instalar en el móvil, el contenido al que desean acceder (os recordamos que hoy día el primer contacto con la pornografía ha bajado a los 8 años, niños y niñas de 3º de Primaria) y los archivos que se descargan.
  • Redes Sociales que desean descargar y en los que quieren registrarse: lo primeros es ver si la edad es la adecuada para estar en dichas redes sociales. Lo segundo es, si se lo permitimos, para qué lo quieren usar y cómo. Debemos valorar junto a ellos/as si realmente las necesitan en base a su edad y madurez.
  • Redes Sociales y seguidores/as: Una vez que entran en el mundo de las RRSS, debemos empezar a supervisar a qué personas siguen y qué personas les siguen a ellos/as.  Deben ser personas conocidas, no amigos, de amigos. O aquél chico que conocí un día en una excursión y que he visto una vez en mi vida. Debemos hablar con ellos/as sobre que el número de seguidores/as no es importante y es un riesgo tener a personas que no se conocen.
  • Cuentas privadas: Junto a las personas conocidas, las cuentas deben ser PRIVADAS. Para que sean privadas de verdad no deben aceptar a personas que no conocen.
  • Privacidad: la privacidad no solo se cuida poniendo nuestras cuentas privadas, si no cuidando las fotografías en las que nos etiquetan, la información que damos en comentarios y fotografías (no sacar uniformes, centros educativos, nombres de calles, sitios identificativos, etc) y NO usar la geolocalización en las redes sociales.
  • Personas con las que hablan: En Internet se conoce a gente, es inevitable. Personas con tus mismos gustos, que te presenta un amigo, en foros, etc. Se hacen las denominadas kdds (grupos de personas que se conocen en Internet quedan en un sitio para conocerse en persona, por ejemplo personas que se han conocido en un foro que sigue a un youtuber) Debemos hablar con ellos para crear confianza y que nos cuenten qué relaciones comienzan a establecer y, si desean quedar con alguien, que nos lo cuenten para valorar si se debe hacer o no.

Programación semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Consejos para familias: ordenadores y tablets

Hoy vamos a dar pautas de uso seguras para el uso de ordenadores y tablets en el hogar.

Infografía en HD: Consejos para familias – Ordenadores y tablets.

  • Edad: Debemos tener en cuenta que hoy día el acceso a Internet es muy temprano. Desde teléfonos móviles donde ven vídeos, a informática en algunos colegios para niños y niñas desde Infantil. Por ello es muy importante que las familias supervisemos desde edades tempranas los siguientes puntos:
  • Tiempo: Los y las menores deben tener un tiempo máximo de conexión diario a Internet. Dicho tiempo debe adaptarse a su edad y madurez, no puede tener el mismo tiempo un niño de 8 años que uno de 12. En ningún caso el tiempo debe superar las 2 horas diaria.
  • Lugar: Los ordenadores, al igual que las consolas y tablets, deben usarse en un lugar común de la casa (el salón, un despacho en el que esté uno de los padres,…) de manera que se facilite la supervisión del/la menor y no se pueda conectar cuando desee y el tiempo que quiera.
  • Seguridad: Los diferentes dispositivos deberían estar configurados para que las y los menores no puedan acceder a páginas ni a contenido no adecuado a su edad. Os recordamos que hoy día el primer contacto con la pornografía se está produciendo a los 8 años de edad, niños y niñas de 3º de Primaria. Podéis hacer uso de una herramienta de control parental o de las posibilidades que traen los antivirus para ello. Además debéis bloquear la posibilidad de borrar los historiales o la navegación de incógnito.
  • No conectarse si no hay adultos/as en casa: A ciertas edades no se debe permitir que se conecten si no hay personas adultas en casa. A medida que vayan creciendo, esto puede cambiando y la supervisión se irá retirando, pero en principio es necesario que sepan que una persona adulta estará ahí tanto para supervisar como para ayudar si lo necesitan.
  • Supervisa con quién habla: Si entabla conversaciones vía online con alguien (chats, foros, etc) debemos saber quiénes son, qué tipo de relaciones establecen, si son personas conocidas, etc. Habla con ellos/as del grooming, el peligro de las personas desconocidas en Internet y que debe tener confianza en ti para poder contarte cualquier situación de riesgo que perciba. Te debe ver como una figura que proporciona seguridad, no que le de miedo a recibir un castigo.
  • Privacidad: Es vital que se eduque en la privacidad online en los y las menores. No dar datos personales, ni escritos ni en imágenes, y que todas sus cuentas sean privadas.

Tus hijos/as deben ser conscientes de que vas a supervisar su comportamiento en Internet. No se debe hacer a escondidas. Se les debe hacer entender que no se les espía ni se les daña su privacidad, sino que se supervisa que su comportamiento sea el adecuado y que a medida que varan adquiriendo responsabilidad y buenos hábitos, dicha supervisión se irá retirando poco a poco.

Para ayudaros en este tema podéis realizar un contrato en el que pongáis las normas de uso, los pasos a seguir ante una situación de riesgo y posibles recompensas ante logros que consideréis de importancia (por ejemplo una hora más de conexión ante buenas notas o poder registrarse en una red social llegada a una edad si han demostrado la madurez suficiente) así como sanciones si no se cumple lo firmado en dicho contrato.

Programación semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Consejos para familias: Videojuegos Online

Hemos visto síntomas a tener en cuenta para detectar una adicción y factores de riesgo. Hoy vamos a dar consejos a las familias en el uso de videojuegos online.

Infografía en HD: Consejos para familias – Videojuegos Online

1 – Código PEGI – Los videojuegos tienen indicado una recomendación de edad (El código PEGI) y te especifican por qué esa recomendación (violencia, sexo, drogas, etc) Es esencial conocer este código antes de comprar un videojuego a nuestros hijos e hijas.

2 – Mira un gameplay – Un gameplay es ver a una persona jugando a un título en específico. Si tu hijo/a te pide un juego, lo mejor que puedes hacer, además de mirar el código PEGI, es ver en youtube o twitch un gameplay del juego y comprobar si realmente es adecuado.

3 – Horarios – Controla el tiempo que tu hijo/a pasa en la consola, pero también el tiempo que duran las partidas. No es lo mismo jugar una partida en un juego de lucha, que puede durar unos minutos, a una partida de un MOBA (Multiplayer Online Batlle Arena), que puede durar más de media hora. No es lo mismo que te diga «déjame jugar una partida» a un título que a otro. Tenlo en cuenta.

4 – Observa con quién juega – A medidas que chicos y chicas se introducen en el mundo de los videojuegos online, amplían su red de contactos a la hora de jugar. Supervisa que son personas más o menos de su edad y el tipo de interacciones que tienen.

5 – Supervisa mientras juega – Es importante controlar el comportamiento que tu hijo/a tiene mientras juega. Si se pone nervioso/a, el vocabulario que tiene, si se enfada, etc. De modo que puedas ir controlando a qué títulos deben dejar de jugar y por qué deben hacerlo (aunque no les guste y se enfaden) Jugar debe ser un momento de diversión, no de ansiedad, nerviosismo y enfado continuo.

6 – Juegos con compras online – Hay títulos que incluyen compras online, configura la consola o el dispositivo en el que juegue para que no pueda hacer dichas compras. Además habla con él/ella para explicarle que no puede hacer uso de esos servicios.

7 – Jugar en una habitación común – ya juegue en consola, ordenador, tablet o móvil, debería hacerlo en una habitación común, de manera que se facilite la supervisión de todo lo comentado anteriormente y se eviten comportamientos inadecuados.

Si tenéis más dudas sobre este tema os informamos que en la semana del 7 al 11 de Septiembre dedicaremos el tema a los videojuegos. Y tendremos una charla online el día 10 de Septiembre online en el que podréis exponer todas vuestras dudas sobre este tema.

Programación semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Factores de Riesgo de Adicción a las TRICs

Tras explicar los síntomas de adicción a las TRICs, hoy vamos a hablar sobre los factores de riesgo de adicción a Internet.

Infografía en HD: Factores de riesgo de adicción a Internet.

Factores personales: tener una baja autoestima, timidez, rechazo por tu imagen corporal, falta de afecto,… puede hacer que la persona encuentre en Internet una vía de escape a todo lo que no encuentra en su vida. Le resulta más fácil entablar conversaciones con la gente (exponiéndose a riesgos online) establecer relaciones de amistad y sentimentales (aunque no conozca a las personas) , etc. Todo ello promueve que cada vez pase más tiempo conectado/a porque la vida online le proporciona mayores satisfacciones que la vida fuera de Internet.

Factores contextuales: Los y las menores que tienen un contexto familiar inestable, no tienen supervisión en el uso de dispositivos y su red familiar y social es mala y/o escasa, pueden pasar muchas horas conectados/as a Internet y a las Redes Sociales.

Variables vinculadas al uso de Internet y RRSS: si la primera exposición a Internet ocurre a edades tempranas, sin apenas supervisión en tiempo y contenido, existen mayores probabilidades de desarrollar una adicción a medida que el/la menor crece.

Variables sociodemográficas: pese a las creencias, cuanto mayores son los ingresos familiares, mayor es el riesgo de tener una adicción a Internet, pues mayor es el número de dispositivos que se tienen en el hogar y se usan de manera individual, siendo especialmente delicado cuando ocurre en la adolescencia. Periodo en el que es necesaria la supervisión en el tiempo y modo de uso para desarrollas pautas adecuadas.

Programación semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Síntomas de adicción a las TRICs

Comenzamos esta nueva semana dedicada al uso responsable de internet y redes sociales centrándonos en los síntomas de adicción a las TRICs.

Infografía en HD: Síntomas de adicción a las TRICs.

Lo primero es explicar qué son las TRICS. Se denomina TRIC a las Tecnologías de la Relación, la Información y la Comunicación. En un principio el término «relación» no estaba y hablábamos de «TIC» (tecnologías de la información y la comunicación) pero con la aparición de las Redes Sociales el concepto y el uso de estas tecnologías evolucionó, pues dejaron de usarse solo como algo para el ámbito más profesional y dejaron de verse como un mundo paralelo, sino que comenzaron a formar parte de la vida diaria de muchas personas, especialmente de los y las más jóvenes.

Como hoy día forman parte de la vida, es importante tener una educación digital, la alfabetización digital no es sólo tener conocimientos técnicos sobre cómo funcionan los dispositivos y programas, sino cómo tener un comportamiento online adecuado y unas pautas de uso adecuadas para evitar malos hábitos, entre ellos la adicción.

La adicción digital afecta tanto a personas adultas como a menores de edad, por ello debemos vigilar tres síntomas:

1 – Tolerancia – Cada vez necesitamos más tiempo de estar conectados/as a algo para obtener el mismo nivel de satisfacción.

2 – Abstinencia – Nos olvidamos el móvil, estamos en una zona sin datos, no podemos jugar a la consola a la hora de siempre con las personas con las que habíamos quedado, subir esa foto que queremos a esa red social… y empezamos a sentir malestar. Nos comenzamos a sentir nerviosos/as, nos enfadamos, incluso nos llega a faltar el aire porque nos sentimos aislados/as socialmente, puede que llegue incluso a dar un ataque de pánico. Es un síntoma de alarma evidente de que algo no va bien.

3 – Dependencia – Cuando necesitamos mayores tiempos de estar conectados y nos sentimos mal cuando no podemos hacerlo, es evidente que tenemos un problema de dependencia. La dependencia digital no es algo sin importancia, pues puede afectar muy negativamente a la vida de una persona.

La Adicción a las TRICS puede venir acompañado de deterioro en las relaciones sociales, problemas en el entorno laboral/escolar, discusiones en el entorno familiar, aislamiento. etc.

Por ello repetimos la importancia de educar en el uso responsable de internet, redes sociales y el uso de cualquier tipo de dispositivo.

Programación semanal:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Uso Responsable de Internet y RRSS Vol. IV – Adicción y pautas de seguridad en el hogar para el uso de dispositivos

Esta semana trabajamos la cuarta entrega sobre uso responsable de internet y redes sociales. Esta vez la dedicamos a la adicción y las pautas de seguridad en el hogar para el uso de ordenadores, tablets, videojuegos y teléfonos móviles.

Programación Semanal:

  1. Lunes – Síntomas de adicción a las TRICs.
  2. Martes – Factores de riesgo de adicción a las TRICs.
  3. Miércoles – Consejos para familias: Videojuegos Online.
  4. Jueves – Consejos para familias: Pcs y tablets.
  5. Viernes – Consejos para familias: Teléfonos móviles.

Podéis consultas las semanas anteriores:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Qué debes saber de Instagram

Terminamos la semana dando algunos datos sobre Instagram y qué debemos supervisar si nuestras hijas e hijos lo utilizan.

Infografía en HD: Qué debemos saber de Instagram.

Instagram es la red Social más utilizada entre las personas jóvenes. El tipo de publicaciones, lo fácil que es tener seguidores/as y conocer a otras personas, así como la sencillez de su uso, la hacen la favorita entre las y los menores de edad.

Ya tiene más de 1000 millones de usuarios/as y, pese a que muchas personas tienen sus cuentas privadas, permiten que les siga cualquiera, lo que hace que tenga cientos de seguidores/as a las que no conocen, siendo muchas de las cuentas falsas con el único objetivo de robar fotos para otras cuentas de contenido más adulto.

En Instagram muchas y muchos menores de edad pierden cualquier tipo de cuidado respecto a su privacidad, subiendo imágenes y contenido que no debería estar en Internet.

¿Qué debemos supervisar en Instagram?

  • Que la cuenta de mi hijo/a es privada.
  • Que la cuenta es privada y sólo tiene seguidores/as de personas que conocen.
  • El tipo de imágenes que comparten.
  • Las cuentas a la que siguen: contenido, lenguaje, etc.
  • Su comportamiento.
  • Con quién tiene conversaciones y de qué tipo.
  • Si recibe imágenes de otras personas de tipo erótico-sexual.

Si tenéis dudas, en la Asociación REA tenemos formaciones prácticas para configurar las diferentes redes sociales de modo seguro.

Semana Uso Responsable de Internet y Redes Sociales Vol. III – Qué es la huella digital y Redes Sociales.

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Lo que debes saber de Twitter

Conocemos qué es la huella digital, consejos para cuidar nuestra identidad digital y qué debemos saber de facebook. Hoy veremos algunos datos de twitter para entender qué debemos cuidar en esta red social.

Infografía en HD – Qué debes saber de Twitter.

Twitter es una red social  con más de 300 millones de usuarios/as activos/as, más de 7 en España.

Es una red social dónde se tiene una media de 700 seguidores/as, la mayoría son personas que no se conocen. Pese a que las cuentas se pueden poner privadas, la mayoría no lo hace porque eso hace más difícil subir seguidores/as y que te sigan por tus publicaciones.

En twitter hay comunidades muy grandes que siguen a usuarios/as con miles (o millones) de seguidores/as y llegan a tener comportamientos muy tóxicos con comunidades contrarias. De modo que hay acoso a ciertas cuentas, insultos, etc. Por ello es tan importante supervisar lo que hacen nuestros hijos/as en esta red social, pues en algunos casos tienen comportamientos que jamás tendrían en la vida.

¿Qué supervisar en twitter?:

  • Cuentas a las que siguen: contenido que publican, lenguaje, etc.
  • Cuentas que les siguen: si son o no personas conocidas, si son o no mayores de edad, etc.
  • Qué tipo de comentarios realizan, su comportamiento online.
  • Si comparten imágenes personales.
  • La privacidad de la cuenta.

Si tenéis dudas, en la Asociación REA tenemos formaciones prácticas para configurar las diferentes redes sociales de modo seguro.

Semana Uso Responsable de Internet y Redes Sociales Vol. III – Qué es la huella digital y Redes Sociales.

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.