Como hemos visto en días anteriores, el «sharenting» puede ser muy peligroso porque exponemos a las y los menores de edad a riesgos que, en un principio, no podemos conocer. Pero ahora que sí los conocemos, os damos 9 consejos a la hora de publicar imágenes y/o información de vuestros/as hijos/as en Internet.

Infografía en HD: 9 consejos para familias y compartir imágenes de menores de edad online.

1 – No muestres el rostro – Si quieres publicar una fotografía de tu hijo/a en Internet, no muestres su rostro. Puedes hacer una foto con él/ella de espaldas, pixelar el rostro, tapárselo con un emoticono,… pero cuantas menos imágenes con su rostro en Internet, mejor.

2 – ¡Cuidado con la Información personal! – Algunas personas publican información personal de sus hijos/as: los dientes que les han salido, su peso, su talla, la primera vez que ha ido al colegio, sus primeras palabras, etc. Y todo acompañado de imágenes. Piensa que esa información ¡puede llegar a cualquiera! y que no sabes a quién le puede llegar y para qué la puede guardar y, posteriormente, usar.

3 – ¿Has pensado en el futuro? – Esa imagen tan graciosa de tu hijo que muestras con orgullo y cariño, pueden hacerle mucho daño el día de mañana si llega a malas manos. Cuando subas una imagen a internet, piensa si realmente es necesario, qué sacas con ello y valora si puede afectar a tu hijo/a de alguna manera no ya hoy, si no el día de mañana.

4 – ¿Te das cuenta de toda la información que nos ofrecen las imágenes? – Desde los sitios a los que vais habitualmente, al centro donde estudia si sale con el uniforme o el colegio detrás, edificios que se identifican muy bien, nombres de calles, matrículas de coche, etc. Una fotografía da mucha más información de lo que podáis pensar, tenlo en cuenta.

5 – Ni desnudos/as ni en ropa interior – Por favor, no se os ocurra compartir en redes sociales, páginas web, etc. imágenes de vuestros/as hijos/as en ropa interior o desnudos/as. Ese tipo de imágenes deben quedar exclusivamente en el ámbito familiar, compartirlas es arriesgarse a que terminen en un banco de imágenes para pedófilos/as y pederastas.

6 – Evita la sexualización . Sabemos que cuando ves con maquillaje a tu hija/o, con ropa de persona adulta o cuando imitan a los/as adultos/as no ves nada malo y lo miras con una mezcla de cariño, ternura y diversión. Pero lamentablemente no todo el mundo lo va a ver como tú y, al igual que en el caso anterior, este tipo de imágenes pueden terminar en redes que ponen en riesgo a tu hijo/a.

7 – Limita la cantidad de publicaciones – NO es necesario publicar diariamente información y/o imágenes de tu familia en Internet. Limita ese tipo de publicaciones, especialmente si hablas de rutinas familiares, horarios o que os vais de vacaciones.

8 – ¡Desactiva la ubicación! – Algunas personas no son conscientes, pero publican la ubicación cuando usan redes sociales. Por ejemplo, con las aplicaciones deportivas muestran los recorridos que hacen, sin tener en cuenta que con ello das información de cuándo no estás en casa, el recorrido que sueles hacer, la duración del tiempo que estás fuera, etc. Desactiva la ubicación que a veces viene activada por defecto ¡y nunca publiques en redes información de ese tipo!

9 – Sólo con personas de confianza – ¿quieres compartir una imagen que crees que le gustaría mucho a las/os abuelas/os? Envíasela directamente y acompaña con el mensaje «no la compartas con nadie». Intenta reducir el grupo de personas con las que compartes este tipo de publicaciones y reducir así los riesgos.

Índice de entradas:

Subvencionado por la Junta de Castilla y León con cargo a la asignación tributaria del IRPF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *